Entrevista David Armengol

30/06/2017

 

Hablamos con David Armengol, comisario independiente

 

 

Swab Barcelona se complace en presentar su nuevo comité de selección, que estará a cargo de escoger las galerías internacionales y nacionales que harán parte del programa general de su próxima edición de décimo aniversario.

David Armengol (Barcelona, 1974) es comisario independiente. Especialmente interesado en la condición del artista y la funcionalidad y/o disfuncionalidad del arte, en los últimos años ha trabajado en proyectos derivados de una lectura narrativa y performativa del espacio expositivo. Ha expuesto en instituciones como la Fundació Joan Miró, Matadero Madrid, Caixaforum Barcelona, Fabra i Coats Centre d’Art Contemporani, Tabacalera Madrid o EAC Espacio de Arte Contemporáneo de Montevideo, Uruguay. Durante las ediciones 2015 y 2016, fue el comisario de Swab Seed, sección dedicada a propuestas de carácter independiente.

 

 



¿Qué es lo que más te interesa de un artista nuevo?

Entiendo que la novedad es un bien preciado en un contexto de feria, pero realmente me cuesta pensar en esos términos de “lo nuevo”. La sorpresa ante un artista que desconozco es similar a cuando descubres una canción que te seduce y te atrapa. Algo te emociona, te altera y te lleva a querer escuchar más, a querer saber más sobre ese músico o banda. En el contexto musical es más fácil, puesto que puedes comprar sus discos, y generar así esa pertenencia. En arte, ese vínculo es más complejo. En mi caso, como comisario, tiene que ver con entender bien el trabajo, en sentir la intensidad de su obra, en entrever afinidades discursivas. De hecho, tiene que ver con el deseo de trabajar con él o ella; tiene que ver con el hecho de fantasear con esa posibilidad, aunque nunca llegue a producirse.



¿Qué técnica crees que predominará en los próximos años, hacia dónde van las tendencias?

Realmente no estoy muy al día de las tendencias artísticas. Obviamente existen, pero no me parecen lo más relevante en el ámbito del arte. Disfruto algunas de ellas, como por ejemplo la recuperación de la pintura desde un enfoque más conceptual que formal, o la potencia performativa de ciertas prácticas artísticas, algunas muy emergentes. En ese sentido, me interesan registros que apuestan por la temporalidad sin olvidarse del espacio expositivo. A su vez, no me siento muy cercano a otras, como por ejemplo las centradas en las tecnologías o en la materialidad digital.

 

¿Cómo y dónde ves la escena artistica en nuestro mundo post-Brexit?

No creo que vaya a modificar en exceso el contexto del arte. De todos modos, tampoco soy capaz de dimensionar su efecto. Entiendo que quizás tiene o tendrá una doble repercusión. Por un lado, la práctica: mayores dificultades de movilidad o permanencia tanto en lo humano como en lo material, aunque eso no es una novedad. Por el otro, la ideológica: obras de raíz política y activista que puedan incidir de un modo u otro en sus consecuencias. Al fin y al cabo, el arte contemporáneo siempre estará ligado a aquello que define nuestro presente.

 

 

 

 
In compliance with Law 34/2002 on the information society, we remind you that by browsing this site you are agreeing the cookies policy. Aceptar + info